jueves, 2 de julio de 2015

VESTIR POR LOS PIES II · OUTFIT + SORTEO





Vestirme por los pies es una de las cosas que se me da mejor

Lo hago casi a diario, primero elijo los zapatos y luego el resto...




La talla de los zapatos, la talla del pantalón, talla de guantes, de gorro... tallas, tallas y más tallas...

Digo y repito mil veces que no somos una talla, que una talla no es más que un número en una etiqueta, que no nos define, no dice quien somos, ni lo mucho que valemos... sólo indica que talla debes elegir cuando vas a probarte algo, y muchas veces... ¡ni eso!

En teoría yo podría decir que gasto un número 41 de pie, una 46-48 de pantalón, una 100C de sujetador y una talla M de guantes de fregar los platos (jajajajaja lo sé, lo sé ¿guantes de fregar? Pero es que uso la talla M, encajo en el canon deb elleza de manos... jajajjaa)

Y digo en teoría porque en la realidad, de lo único que siempre uso la misma talla, es de los guantes para fregar... Zapatos tengo desde la talla 40 hasta el 42, pasando por el 41 y el 41,5.. ¿Pantalones? desde una 42 de Forever21 a una 52 de alguna manrca de talla grande... Por eso la importancia de desvincularnos y quitarle tanta importancia a una letra o un número que en realidad, definen poco y machacan mucho.

Hoy en concreto venía a contaros mi odisea particular, que ya os avancé aquí "Rollitos Zapatiles", y que podríamos titular como "La búsqueda del tesoro", aunque en realidad sea "quiero unas sandalias bonitas, cómodas, de calidad y de mi númeroooooooo"

¿Alguna mujer en la sala gasta un número 41 (largo), 42, 35, 34 o 43?
Yo trabajo en una zapatería y sí, somos una minoría, pero también nos calzamos ¡queremos zapatos! Una cosa es enamorarte de un zapato de fiesta de 10 € que vas a llevar 30 minutos puesto, y que si te aprieta un pelín o no es del todo cómodo, puede pasar, pero otra cosa muy distinta es necesitar calzado para la vida real y comprobar que después de llevar más de 15 tiendas recorridas (ya sin mirar ni precios) y más de 30 pares de sandalias probadas... o te van pequeñas, o no hay el 41, o son incómodas, o te rozan... ¡una odisea!






























El caso es que cuando Clarks contactó conmigo y me dijo que podía elegir el par de sandalias que yo quisiera de toda su colección... ¡me sentí mejor que cenicienta! Además varias veces había probado sandalias de la marca -muy cómodas- pero en todas las tiendas sólo disponían hasta el número 41 (no eran tiendas propias, sino multimarcas) y eso me impedía hacerme con ningún par.

En cambio en la web oficial de la marca sí que encontré  una gran colección tanto de zapatos en tallas grandes (de la 41 a la 43) como de tallas pequeñas (de la 34 a la 36). Clarks, aunque fiel a sus creencias de que comodidad y estilo no tienen por que ir reñidos, está dando un giro a su catálogo y cuenta ahora con más modelos y variedad de zapatos para todas las ocasiones, desde cómodos tacones para el día a día a auténticos zapatos para ocasiones especiales pasando por bailarinas, sandalias, cuñas, botas, botines, etc.




Yo elegí el modelo Overly Sparkle de color cuero tostado en la talla 41.5 (¡qué gozada, incluso podría haber pedido un 42!), es una sandalia muy muy cómoda gracias a su plantilla de bio dotada con la tecnología Clarks Plus (yo no sabía que era esta tecnología pero cuando puse el pie dentro la reconocí inmediatamente), la plantilla tiene un almohadillado inteligente de doble densidad, lo que traducido significa que el pie camina sobre una superficie acolchada y blandita para aportar más confort a la pisada.

Desde que las sandalias llegaron a casa estaba deseosa por estrenarlas, pero los reservaba para una ocasión especial, el domingo subimos a ver el atardecer al Castell de Sant Joan, en Blanes, y fue el momento idóneo, además aprovechamos para hacer estas bonitas fotos. Es curioso, 31 años viviendo en Blanes y jamás había subido al castillo a ver la caída del sol, con esto de que me he hecho coleccionista de Atardeceres, estoy descubriendo cosas de mi entorno que no conocía, realmente la belleza está a la vuelta de la esquina, o en lo alto del cerro ;)





Una vez más decidí "Vestirme por los pies" y con motivo del estreno de mis primeras sandalias  Clarks compré esta mini corona de flores en Ale-Hop (me costó 3 €) llevaba tiempo queriendo una pero no me atrevía... ahora que me he visto con ella ¡me encanta y creo que la usaré mucho! La falda de encaje es la ¡MALDITA FALDA! de H&M de hace varias temporadas pero que seguro que no os cuesta encontrar ya que cada verano vuelven. La camiseta, también de H&M de esta temporada (T. L), el chaleco es de BERSHKA + DIY (una chaqueta de mi marido convertida en chaleco por mi madre para mí, ya ves, toda la familia está involucrada en el chaleco... jajajajaja ¡ah! y me lo vendió mi tía...), el colgante es un precioso regalo de mi sobrina Meri (la hija de Miss Frenchy en XXL), el bolso es de MERKAL y el cinturón es de LA REDOUTE (similar aquí rebajado de ASOS)de hace 1000 años o más, es curioso, recuerdo que me costó casi 40 € y me dolieron, pero tiene más de 5 años y es uno de mis cinturones favoritos, a día de hoy, me sigue pareciendo una auténtica locura y no sé como me atreví a comprarlo, supongo que tenía enajenación transitoria... jajjajajaja





¡Y ahora viene lo mejor!



Si te han gustado mis sandalias CLARKS y quieres conseguir unas para ti... ¡es muy sencillo -y para toda la familia!




EL PREMIO:
 El par de zapatos/sandalias Clarks que tú elijas :)


¿CÓMO PARTICIPAR?
(CONCURSO CERRADO)
1. (Paso Imprescindible para participar) Dejar un comentario en esta entrada contando alguna anécdota graciosa o curiosa que hayas vivido comprando zapatos de talla grande, pequeña o ancho especial (si no tienes una talla grande o pequeña y tu historia es la reostia puede que la tengamos en cuenta), recuerda indicar tu correo electrónico -si quieres en vez de escribir "@" puedes poner (arroba) para evitar el spam-.
Ejemplo: vistetequevienencurvas (arroba) gmail.com


3. Tienes plazo para participar hasta el 9 de Julio del 2015 a las 00.00h

4. Entre todos los comentarios yo seleccionaré las 5 que más me gusten y CLARKS elegirá la ganadora.

5. La ganadora será anunciada en este mismo post  y además será notificada por e-mail (por eso es importante dejar tu email en en comentario). 

6. Sólo válido para territorio nacional (Península, Canarias y Baleares) y sólo válida una participación por persona.


COMENTARIO GANADOR:


¡Mucha suerte! 



¿Tú también te vistes por los pies?

Cuéntame tu anécdota, estoy deseando leerla
Por una vez, hagamos que tener un pie "especial" valga la pena :P


En el post anterior...

NAVY CHIC



Este post se ha realizado bajo el Codigo de Confianza C4C
Puedes seguirme en:

”twitter” ”facebook” ”pinterest” ”instagram” ”email” ”bloglovin”
 
¡Suscríbete por email y no te pierdas ningún post!:


Autora Fotos: David C.
Localización fotos: BLANES Castell de Sant Joan

74 comentarios :

  1. Yo me recorrí todas las tiendas de Madrid buscando unas sandalias perfectas, parecía Cenicienta probándome una talla tras otra, pero con un 40 ancho...imposible! Parecía la famosa alcaldesa con los deditos por fuera jaja. Finalmente tuve que cambiar de modelo de sandalia y llevar una "normal" (digamos viejoven) ;(

    ResponderEliminar
  2. En primer lugar Eli, estas preciosa, y en segundo lugar una anécdota?.... pues bien.... soy una persona curvy, bastante curvy... des de hace tiempo que he decido hacer modificaciones en mi vestuario y aprovechar los consejos que nos das. Bien, pues decidí ir a buscar unos stilettos, yo tengo un 40-41, bien, pues me probé el 40 me estrujaban los dedos, ayyyy que dolor!!!, el 41 seguía estrujándome los dedos, y llegué al 42 .... ummm genial!! Que elegancia!, puedo andar con comodidad, son preciosos y a un precio bastante barato, pensé. Bien me decido levantarme con los 2 zapatos puestos para mirarme en el espejo y empiezo a caminar con garbo hacia él... y de repente, ZAS!!!! un tacón de ajuga se rompe, me descalabro al vacío cayendo todo lo larga y ancha que soy en el suelo de la tienda.... ostia qué vergüenza!!!! quería morirme, el dependiente me miraba de arriba abajo y yo ya sabía que estaba pensando... yo quería decirle que el tacón estaba defectuoso, pero fui incapaz de decir nada. Cogí los zapatos y su tacón, me fui toda digna a la caja y sin dar opción a que el dependiente hablara, pagué los zapatos y me fui.... Total, yo acabe sin zapatos, porque tal como se rompieron el zapatero me dijo que costaría mucho repararlos, con un morado en las rodillas, y con un hartón de reír cuando pensaba en la santa ostia que me había dado.... No he vuelto a comprar unos stilettos, jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Ahí va mi historia: Me remonto tiempo atrás. Me tenía que graduar en el insituto y como todas iban a ir con tacones, mi madre decidió comprarme unos a mi también. Maldigo el día en el que me los compró. Ni con plantillas me iban bien pero igualmente mi madre me obligó a llevarlos puestos así que, los llevé. Mi mayor temor era caerme de morros.. Pues bueno, eso fue lo que pasó, me caí al suelo y como era de tierra, probé un poquito de ésta. Finalmente salió todo bien y me cambié de calzado. Esta historia perdurará en la mente de muuucha gente. Esperemos que pase rápido Jaja!
    Tengo una 39.
    Correo: cairigaray999(arroba)gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Soy una zapatoadicta, me encanta. Mi marido dice que debo tener más zapatos que Imelda Marcos y lo peor es que también me gusta comprarles zapatos a mis hijos¡. Utilizo un número 41 así que cuando encuentro un zapato con el que estoy a gusto (voy andando a trabajar) no me lo pienso dos veces y cargo. Me pasó el pasado invierno, compre unos botines de Clarks, buenos, bonitos y muy ponibles, con un 41,5 así que me compré dos pares. Ya estoy calzada para el próximo invierno.

    ResponderEliminar
  5. Aix qur bien me irian! Yo uso un 42, a veces 43 xq en verano se me hinchan mas los pies. Y como cuesta encontrar un zapato comodo y bonito...he ido con zapqtos del 41 que me apretaban low pies cual chorizo, con zapatos de hombre, que bueno, sin palabras, o con deportivas todo el dia!!!!! Suerte que marcas como esta hacen nuestros números muchas gracias!!!!!! marta-1030 (arroba) hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. Mi anecdota más curiosa zapatilmente hablando pasó en el invierno de hace un par de temporadas...cuando la menda quería unas botas bajas de tacón pero que llegasen a la rodilla!!!!! (hablamos de mi rodilla, si tenemos en cuenta que he hecho deporte casi toda mi vida, mido 1,75 y soy de por sí de complexión fuerte...a parte de los kilos... complicado que pasen del tobillo jajajaj). A esto sumar que quería un buen precio y buen material pero que no fuese cuero (no uso por convicciónética)...Medio verano buscando hasta que un día me da por entrar con mi madre en una zapateria de barrio atendida por el agüelo de toa la vida!!!! Y Eureka!!!!!!! me entran (tengo un 39 pero empeine de judoka), me empiezan a subir...¡Pasan la bola del gemelo!!!!...suuuuubeeeen suuuubeeeen....¡Milagrooooo!!!!!!!Le preguntamos al viejito...el precio??? 39,95....donde hay que firmar?? jejejje....las he llevado hasta destrozarlas y hasta ahora no he vuelto a encontrar unas iguales :-(... Necesito unas botas altas y anchas de caña, sin tacón, sin cuero pero buenas y femeninas... No pido tanto verdad??? :-P

    ResponderEliminar
  7. A pesar de que uso una talla de pie 'normalita' (la 40) para lo alta que soy, en mis últimos 15 días de embarazo parecía BIG FEET.. No m cabía ni una sola sandalia.. Me pilló en pleno verano por suerte.. Al final la única opción era llevar chanclas de esas de meter el dedo e ir parándome cada 10 metros aproximadamente a reajustarme las tiras porque me presionaban en los pies-morcillas que, entre otras cosas, apenas alcanzaba a ver claro, con la súper tripa!! Digamos que parecía más patosa de lo que ya soy de normal!! La buena noticia es que se me deshincharon pronto cuando vino al mundo Arnau!!! M_vidal_aguilar (arroba) Hotmail.com

    ResponderEliminar
  8. Lo ultimo que me ha pasado...es que queria unos zapatos de salon en negro y para mi cumple....tachan!!!...eran preciosos..taconazo y sencillos a la par q originales...los ve mi marido y dice...tu con ese taconazo no puedes,no lo vas aguantar....!!!
    Al finde siguiente los estrene y andamos de bar en bar sin parar....cualquiera se qiejaba...jjjj

    ResponderEliminar
  9. Soy una enamorada de los zapatos me encantan sandalias, bailarinas, playeras, botas botines todo en general tengo un numero 37 pero por desgracia tengo el pie un poco ancho no tengo problema para encontrar zapato pero asta que no los uso un tiempo todo me roza en los deditos chiquitines estoy por salir con los dedos como la alcaldesa de jerez y que vallan a su aire jeje.Por cierto soy fiel seguidora del blog un besito. Mí correo es lore_gurutzeta (arroba) Hotmail.com

    ResponderEliminar
  10. Soy jacqueline.trillo (arroba) gmail.com
    Acabo de llEgar de un campamento de mi Asociación en la que voy de voluntaria. Preocupada por llevar todo atado y bien atado como coordinadora que soy, pensé más en los materiales de los talleres, deportes, juegos más que en mí y en el local se quedó el bolso donde iban mis chanclas, deportivas y zapatillas de tela. Así que he pasado toda la semana calzada en unas Chirucas muy estrechas y viejitas, suspirando por cada canal de agua o riachuelo para que mis pies descansaran. Hoy soy feliz porque ya tengo mis sandalias pero aunque el campamento ha salido fenomenal, 40 niños vinieron emocionados mis pies estaban destrozados. Ahora ya están preparados para otra aventura y siempre será con un calzado cómodo y con repuestos para que mis pies vayan con “alas"

    ResponderEliminar
  11. Mi historia no va de diversión sino de desesperación. Mi talla oscila entre un 37 y un 38, un número en teoría nada complicado, en teoría porque en realidad es una odisea encontrar clazado para mí. Tengo los pies y la piel muy sensible y cualquier mínimo roce me hace un daño terrible. Cada verano sufro por encontrar el calzado cómodo que me permita disfrutar sin dolor de pies... Éste aún no lo he encontrado, por eso al ver ahora tu post se me ha iluminado la cara... ¡¡¡Unas sandalias de piel u con suela acolchada!!!! Tiene que ser un placer caminar con ellas. Mira que llevo calzado comprado en mi vida, mucho está en su caja nuevecito sin usar porque me hacen algo al pie... Pero puedo decir que el invierno pasado encontré el botín perfecto, con tacón y plataforma, suela transpirable y acolchada... Una joya... A ver si mi clazado de verano se va a encontrar entre los modelos de Clarks!!!!! Gracias por el sorteo y por tu blog, es miy inspirador para una chica curvy como yo ;) mi correo es veruchilorio arroba gmail.com

    ResponderEliminar
  12. Mi historia con mis pies es un caso a parte...
    Tengo una talla normal, una 38, pero al estar rellenita mi problema viene sobre todo con el ancho de cualquier tipo de calzado... La 38 te aprieta y la 39 te baila...
    Pero me niego a no usar un calzado que me guste sólo por eso !!
    Así que me compré unas bailarinas caladas en encaje negro, monas no, lo siguiente !! Y al ponerlas nuevas, es de esto que notas ya que te aprieta la costura de arriba que da hacía el dedo gordo, pero te da igual son tan bonitas !!
    Ir a comer por ahí, a pasear, tomar un ice coffee... y al volver por la noche a casa tener el pie ensangrentado porque aquello rozaba, siguió rozando...
    Así que desde ese día sé a ciencia cierta, que la belleza de un calzado no está reñida con la comodidad al contrario es una necesidad !! Y sé que con unas Clarks conseguiría ambas cosas, mis piececillos los piden a gritos !!

    Correo: noha_p (arroba) hotmail.com

    ResponderEliminar
  13. Mi última experiencia ''negativa'' a la hora de comprar zapatos fue hace un par de semanas. Con un presupuesto limitado me dispuse a comprarme unas sandalias de tacón plateadas pata una boda, ya tenia todo lo demás pero sabía que los zapatos iba a ser lo más difícil. Tengo un 38, un número bastante común pero un pie muy ancho (eso sí, me gustan mis pies, son proporcionados y bonitos, no todo es quejarse ;)). Fui a un pueblo cercano a mirarlos (después de haber probado en grandes cadenas y centros comerciales), había dos tiendas casi al lado de zapatos, una con marcas para todos los bolsillos y la otra para un nivel económico más alto que el mío. Fui a la low cost y me probé cientos de modelos. Pero ninguno me valía tenía la sensación de probarme ropa de talla pequeña porque ninguno me iba bien a lo ancho (en algunos tal cual parecía la alcaldesa de Jerez el día en que tomó posesión del cargo, mis meñiques parecían tener vida propia jajaj). Entré en la otra tienda y cuál fue mi sorpresa que los zapatos primeros que probé me valía y me gustaban pero cuando vi su precio me fui para casa y decidir pensármelo mejor. Al final decidí cambiar el color y poner unos negros que ya tenía en casa que me sonn comodísimos y me van perfectos al ancho punto. Hice unos pequeñitos cambios en mi look para no tener que gastarme un dineral en unos zapatos que me fuesen bien. Y yo me pregunto si muchas mujeres nos pasa ese problema porque no hacen los fabricantes modelos económicos y anchos si yo creo que les iba a salir rentable? lariinha_17@hotmail.com

    ResponderEliminar
  14. Hola Eli ahí va mi historia de pies:
    Tengo des de un 39,5 a un 41,5 y el pie ancho. Así que hace ya unos veranos fui a comprar unas sandalias divinas con toda mi ilusión, como buena Curvy y siendo fiel a los mandamientos no me quería comprar unas sandalias de tacón o cuña...fueran a resaltar mi figura y acabar siendo sexy! jajajaja
    Después de pasar toooodo el día y visitar como 15 tiendas en sus respectivos centros comerciales...ENCONTRÉ UNAS QUE ME CABÍAN! No eran las más bonitas del mundo, ni las más baratas pero me entraban, eran planas...y parecían cómodas, así que cansada de tanto paseo me las compré, ya que encontrar una talla grande era misión imposible.
    Al día siguiente, toda mona yo, las estrené para ir a trabajar. Todo perfecto, y como era verano a las 15.00h ya volvía para casa cuando....ZAS! se rompe la tira delantera de la sandalia...no eran cogidas al tobillo por lo que....no tenia forma humana ni nada en mi Maxibolso que me ayudara a arreglarla...y en plena carretera de Sants (bcn) ni una tienda abierta...En fin, muy digna yo fui a la parada del autobús, y hice las 5 paradas sin sandalia y a la loco..no iba a volver caminando después de todo! Conclusión: los zapatos buenos y atados al tobillo! jeje

    Correo: peti_suis_(arroba) hotmail.com

    ResponderEliminar
  15. gepopy(arroba)hotmail.com
    Ahora me río pero aquel día no me hizo mucha gracia jeje
    Un día leyendo uno de tus post de botas de agua, decías que tenias unas de Primark de talla de hombre y allá que me fui. Encontré unas pero no había mi número así que me probé unas un número mas pequeño porque me dije para mi misma que seguro me valdrían ya que las botas de agua tallan grande. La verdad es que no se de donde me saqué esa teoría jeje
    Pues bien, me dispongo a probarlas y costaba que subieran, así que me dije otra vez para mi misma, "esto es porque llevo calcetín gordo así que cuando me las ponga me las pondré con medias y será mas fácil",Me subí el pantalón para que costara menos y sudando cual cochinillo porque no había forma de subirlas finalmente entraron, ¡¡¡BIEN!!! ¡por fin tenía botas de agua! pensé,pero... el problema vino cuando me las quise quitar para pagarlas y las jodías no salían de ninguna manera, habían hecho como ventosa con la pierna y era incapaz. De repente me encontré sola el Primark y sin poder quitarme las dichosas botas. Pasó un rato hasta que me decidí a pedir ayuda a una de las dependientas porque yo sola era imposible y la chica me miró con cara de "¿pero no veías que no te valían?" pero me ayudó y por fin salieron. Pero lo mejor fue cuando me dijo "yo que tu no me las llevaría parece que te aprietan un poco" que maja ella. Así que me calcé mis zapatillas de deporte y salí tan rápido de allí que parecía al demonio de Tazmania.
    Gracias por tu blog Eli

    ResponderEliminar
  16. Bueno mi anécdota fue esta primavera para la comunión de mi hijo, vi en la página de Clarks dos zapatos que me iban geniales con mi súper vestido por lo que me decidí a ir a la tienda de Madrid, como soy súper indecisa me lleve a mi tía para que me ayudara a decidirme, una vez que tenia y puesto uno en un pie, con su ancho especial y sus taconazos, en los cuales aun siendo una torpe llevando tacones me sentía súper cómoda, no sabía por cual decidirme y como uno era cerrado y el otro sandalia allí salí yo a lo pretty woman con mis dos pares por si amanecía lloviendo o soleado por lo que mi tía la pobre se dio el paseo en balde, aunque tengo que decir que ella también me apoyo para que me comprara los dos jjjjj.
    Mi correo: evawb31 (arroba) yahoo.es

    ResponderEliminar
  17. Mi amor odio con el calzado viene casi de nacimiento. Cuando era pequeña no podía llevar el mismo calzado que mis compañeras de clase, tenía que ir con calzado de chico o de señora mayor porque no me entraban.
    Después llegué a tener una talla 42 de pie. Y encontrar algo femenino como que.... Imposible!!
    De echo, no sé como, acabé en un foro de hombres a los que les gusta llevar zapatos de tacón :p
    Una anécdota muy curiosa es que me operaron de manga gástrica y entré al hospital con una 42 de pie y salí con una 39. Me quedaba todo mi calzado ¡¡Enorme!!
    Y hoy en día, uso una 39. Tengo un pie pequeñito pero ancho. Así que dependiendo del calzado, puedo usar desde el 37 hasta el 41...
    Y es una odisea!

    ResponderEliminar
  18. Pues resulta que se llevaban las botas con caña hasta la ingle prácticamente (exagerando como buena andaluza), y claro, mis piernacas no cabían.... estaba tan desesperada y tan loca por un par de esas botas que me daba igual, marca, color, tejido, suela... Di mil vueltas, sobretodo por tiendas de firmas que todas conocemos, pero nada. Y un día que estaba comprando fruta pensé en la zapatería esa donde atendía un hombre viejo, reviejo que solo tenía en el escaparate zuecos de andar por casa y botas de trabajo. Algo me dijo que entrara, y mira que hace años pero me acuerdo de la cara de ese hombre perfectamente cuando le pregunté por ese tipo de botas, y me dijo que sí las había tenido pero que para " mi cuerpo" no las fabricaban... lógicamente me dí la vuelta y me fui. No es una historia bonita, pero seguro que a mas de una nos ha pasado algo parecido...

    ResponderEliminar
  19. Cada vez que tengo que comprar zapatos me echo a temblar.Situación: Pies planos y muy delgados. La semana pasada me recorrí todas las zapaterías de un centro comercial y me probé mas de 15 pares de sandalias y me vine sin ninguna.Si son de tacón se me sale el pie por delante, si son planas tienen que ser de las de dedo y ni aún así porque casi todas me van anchas. A ver si me tocan una de las sandalias de Clarks y me solucionan el problema :) mi correo: paralo68(arroba)gmail.com

    ResponderEliminar
  20. Ya no es una odisea encontrar un numero 40 aunque tener el pie estrecho a veces dificulta la historia... Siempre me hago con un montón de modelos de cuñas y sandalias plana para el veranito (en invierno botas y botines a tutiplen)... Y este año no iba a ser menos... Pues lo "gracioso"... hace un mes me rompo el tobillo (me queda un mes mas con escayola y muletas) y mi dilema diario es zapatillas vs. Súper sandalias nuevas... Y claro!! Acaban ganando las sandalias vs. Seguridad... Jeje... Y a este paso acabara el pie izquierdo gastadisimo y el derecho nuevito... Si bien, dado q no es mi primer tobillo roto (patosilla q es una... El anterior víspera de un bodorrio y aun lloro pensando en mis súper taconazos cuando veo las fotos con sandalias planas) quiza en otra ocasión sea el izquierdo el averiado (es broma!!! Toco madera!!!)
    Pues eso q viendo el panorama voy a necesitar zapatos cómodos y lis Clarks son la mejor opción!!!

    ResponderEliminar
  21. Mi madre (usa un 34), mi sobrina y yo de tiendas buscando un zapato para mi madre para una boda el año pasado.
    Llegamos a la zapatería y mientras mi madre estaba con mi sobrina viendo el calzado de los expositores, le dije a la dependienta que mi madre necesitaba un zapato de fiesta pero no con mucho tacón en el 34 de color dorado.
    Cuando salió la chica con 10 cajas diferentes no nos lo podiamos creer... ¿¿10 modelos del 34?? Nada más abrir la primera caja vi que eran unas manoletinas con una pequeña cuña con purpurina que parecían de niña. Pero cuando abrió la segunda y vi un lazo dorado en la punta cual princesa de Disney, le dije a la dependienta que como me sacaba aquello. Y me contestó que para una niña de 12 años no creía que debiera de llevar mucho tacón, a lo que le contesté que no eran para la niña sino para mi madre. La chica había hecho más caso al numero de pie que a la persona y cuando se dio cuenta del error se disculpó diciendo que no había nada de señora en ese número tan pequeño :( Eso sí, mi sobrino se llevó unos

    ResponderEliminar
  22. soy latika en twitter y mi email es ojosnegroslfc(@)gmail.com

    gracias

    ResponderEliminar
  23. Tengo un número bastante común el 38, pero os quiero contar lo que me pasó el el bautizo-boda de mi mejor amiga...Me puse toda mona yo para ir a la iglesia, ya que primero hacían el bautizo y luego la boda civil en el restaurante, pues me había comprado unos zapatos de tacón, no suelo usar.....para la ocasión, me vestí, peiné y lo último calzarme, pues no tuve tiempo ni de llegar a la iglesia...a medio camino se me despega el talón,no tuve más remedio que ir como pude hasta la iglesia porque además íbamos tarde....por suerte luego fui a casa y me cambié para la boda...me puse unas sandalias planas porque no tenía mas de tacón....suerte que era una boda familiar!
    karengd23@hotmail.com

    ResponderEliminar
  24. La verdad es que tengo bastante problema con el calzado y una prueba de ello son los veintitantos pares de zapatos varios que tengo repartidos entre los armarios y debajo de la cama. Son como un tesoro, pero un tesoro intocable! Son los que durante varios años he ido adquiriendo y que han acabado ahi por hacerme daño, por rozar, apretar, incómodos.. pero que todavía no quiero tirar porque son bonitos y me duele pensar en dinero tirado. En fin, esto explicaría un poco la anécdota zapatil de mi vida que siempre es la misma y empieza con que no se la talla que tengo ( voy desde 39/40/41 entre sandalias, botines, chanclas y bambas) que mis pies son anchos y con puente (llevo plantillas, cosa muy muy inutilizable en sandalias, y que me niego a gastarme 100-200 € en unas sandalias para incorporar plantillas que son de abuela y que tmb rozan según lo delicados que tengas los pies). Con todo esto empieza mi odisea para comprar calzado, empezando por recorrer muchas zapaterías y 1: hacer una escaneado visual en plan robot asesino (evitando los tacones, los de fiesta, los super planos, los de suela visiblemente dura como la madera...). 2: escojer 4-5 que mas o menos parezcan cómodos-bonitos-de mi talla, pero normalmente encontrar un 40 cuesta. Si los hay me los pruebo y he aquí los problemas: si me entran de ancho y parece que si al probar el otro pie...apretuja pero intento convencerme de que se darán y no m harán daño, o directamente no m entra de ancho, o pido un número mas y me sobra de alante y atrás, o duele el talon al caminar ( pero claro, eso tu ilusa de ti misma, no lo sabes por andar 1 minuto por la tienda y lo descubres cuando ya los has comprado y es demasiado tarde) enfin una serie de cosas después de media hora o mas alli probandote y pidiendo números que o te enchochas y dices me llevo los 2 que me iban mas o menos bien ( y te los pones un ratito un par de veranos y luego pasan a ser tesoro intocable bajo la cama) o te vas sin nada y la dependienta te mira con cara de asesina y te acabas poniendo las de años a...que pobres piden jubilarse ya..y tú también. Y esto es lo de cada año para poder ir con algo medio decente-comodo-bonito y que no te rajen los pies a los 15 minutos. Pero eso sí, con esperanza de encontrar calzado ideal año sí, año también.
    Leiram_8 (arroba) @hotmail.es
    :)

    ResponderEliminar
  25. La verdad es que tengo bastante problema con el calzado y una prueba de ello son los veintitantos pares de zapatos varios que tengo repartidos entre los armarios y debajo de la cama. Son como un tesoro, pero un tesoro intocable! Son los que durante varios años he ido adquiriendo y que han acabado ahi por hacerme daño, por rozar, apretar, incómodos.. pero que todavía no quiero tirar porque son bonitos y me duele pensar en dinero tirado. En fin, esto explicaría un poco la anécdota zapatil de mi vida que siempre es la misma y empieza con que no se la talla que tengo ( voy desde 39/40/41 entre sandalias, botines, chanclas y bambas) que mis pies son anchos y con puente (llevo plantillas, cosa muy muy inutilizable en sandalias, y que me niego a gastarme 100-200 € en unas sandalias para incorporar plantillas que son de abuela y que tmb rozan según lo delicados que tengas los pies). Con todo esto empieza mi odisea para comprar calzado, empezando por recorrer muchas zapaterías y 1: hacer una escaneado visual en plan robot asesino (evitando los tacones, los de fiesta, los super planos, los de suela visiblemente dura como la madera...). 2: escojer 4-5 que mas o menos parezcan cómodos-bonitos-de mi talla, pero normalmente encontrar un 40 cuesta. Si los hay me los pruebo y he aquí los problemas: si me entran de ancho y parece que si al probar el otro pie...apretuja pero intento convencerme de que se darán y no m harán daño, o directamente no m entra de ancho, o pido un número mas y me sobra de alante y atrás, o duele el talon al caminar ( pero claro, eso tu ilusa de ti misma, no lo sabes por andar 1 minuto por la tienda y lo descubres cuando ya los has comprado y es demasiado tarde) enfin una serie de cosas después de media hora o mas alli probandote y pidiendo números que o te enchochas y dices me llevo los 2 que me iban mas o menos bien ( y te los pones un ratito un par de veranos y luego pasan a ser tesoro intocable bajo la cama) o te vas sin nada y la dependienta te mira con cara de asesina y te acabas poniendo las de años a...que pobres piden jubilarse ya..y tú también. Y esto es lo de cada año para poder ir con algo medio decente-comodo-bonito y que no te rajen los pies a los 15 minutos. Pero eso sí, con esperanza de encontrar calzado ideal año sí, año también.
    Leiram_8 (arroba) @hotmail.es
    :)

    ResponderEliminar
  26. Hola! No suelo comentar pero esta vez me he sentido tan identificada que no puedo evitarlo. Clarks ha sido mi salvación tantas veces!! Ese número 8 con el que mi pie es feliz :-) Tengo un 41 largo y ancho...así que imagínate. Una vez me dijeron en una zapatería que sí además de que me entrase quería que me gustasen...que claro que como iba a encontrar calzado ¿? Y yo ein?? En fin...gracias a clarks y a su web no doy tantas vueltas. Y a mí amiga que vive en London y cuando voy a verla siempre traigo o se los encargo, que allí hay muchas tiendas. Aunque la mayor odisea fueron los zapatos de boda... Compré el vestido a la primera pero recorrí todas las zapaterías posibles hasta dar con un precioso y cómodo 42 que aguanté hasta después del baile :-) Me llamo Verónica. veronica.wilmaprod(arroba)gmail.com

    ResponderEliminar
  27. Hola! No suelo comentar pero esta vez me he sentido tan identificada que no puedo evitarlo. Clarks ha sido mi salvación tantas veces!! Ese número 8 con el que mi pie es feliz :-) Tengo un 41 largo y ancho...así que imagínate. Una vez me dijeron en una zapatería que sí además de que me entrase quería que me gustasen...que claro que como iba a encontrar calzado ¿? Y yo ein?? En fin...gracias a clarks y a su web no doy tantas vueltas. Y a mí amiga que vive en London y cuando voy a verla siempre traigo o se los encargo, que allí hay muchas tiendas. Aunque la mayor odisea fueron los zapatos de boda... Compré el vestido a la primera pero recorrí todas las zapaterías posibles hasta dar con un precioso y cómodo 42 que aguanté hasta después del baile :-) Me llamo Verónica. veronica.wilmaprod(arroba)gmail.com

    ResponderEliminar
  28. Pues yo, al igual que tu Eli, vivo en el limite del mal... jajajaja pues eso desde un 40, a unos que eran la talla 39 que me dió mi madre el otro día (si aquí también se da lo de la familia) hasta algun 41 que ni me entra...
    y lo peor tiendas que no pasan de la 40 y por capricho tener un montón de pares nuevos proque luego no los aguanto... en fin!!!! desventuras.... esta tarde a las rebajas a ver que encuentro Elux18@hotmail.com

    ResponderEliminar
  29. Hola! Pues yo no tengo número grande ni pequeño porque tengo un ocho u ocho y medio...lo.mio es increíble, hace un par de años que me ha encogido el pie, siempre he llevado un nueve y ahora mi preciosa colección de zapatos buenos, bonitos y caros los llevan mis primas porque a mi me han quedado grandes...no me lo explico. Y luego respecto al número que calzo actualmente, ahora la mayoría de zapatos que me pruebo me quedan mal, se ve que estoy entre el ocho y el nueve y me resulta muy difícil calzarme...y el sufrimiento es enorme porque nada me gusta mas que los zapatos...ains.. Mi correo es azahara_palacios@hormail.com

    ResponderEliminar
  30. Bien, yo soy de pie chiquitito, bastante chiquitito...un 36 midiendo 1,65. Aunque a veces me da quebraderos de espalda (el traumatologo dice que es muy pequeño y con demasiado puente para aguantar el peso del cuerpo) yo estoy contenta con mi pie. Siempre tengo la suerte de encontrar el zapato que quiero y además con precios más bajos porque no los venden o porque los compro en zapaterías infantiles (las bailarinas y botas de niñas son una auténtica monada) jijiji. Pues la historia "graciosa" fue hace unos años cuando un amigo para hacer la gracia me robó (literalmente) una sandalia para colgarla en el espejo retrovisor junto con los patucos de su sobrina. virginiaruizfer(arroba)gmail(punto)com

    ResponderEliminar
  31. Como contarte... yo era una chica muy andada, pero mi bici era mi mayor compañera, y así no andaba tanto, a la playa, al trabajo, de compras. Hasta q crucé el charco (PatagoniaArgentina-Barcelona) un pueblito llamado Rub, cabo o toda mi vida.. ni loca aconsejo la bici, Dios! las cuestas te dejan la lengua fuera.lo digo por q lo intente.
    Al salir del trabajo 7am me fui a desayunar com mis compañeras.... ya cansadas decidimos despedirnos y vaya !! mis super sandalias de esparto me dejaron tirada en pleno centro... intente arreglarlas, pero fue imposible, me faltaba la aguja y el dedal jajajajaja ni con el alambre del pendiente las arregle.pues me tocó sentarme a esperar en la puerta de la zapatería.. hasta las 10 que abrió😰. Re convencida q me gastaría lo menos posible. Salí con tres pares de sandalias. Las más fuertes q encontré. De esto ya paso 8 años y no me voy a olvidar ese día, por que de tanto esperar me venció el sueño.Que vergüenza!

    ResponderEliminar
  32. Entrar a la tienda. Mirar como Velociraptor. Ver dos modelos. Primero sin éxito, sin talla. Segundo sí. Sentirte triunfadora. Abrir la caja. Cara decepción. No es el color, de hecho no es ni un color es algo color inespecificado. Frustrarte. Comentar con la dependienta como creen que este color se va a vender. Reír. La dependienta te comunica que no le quedan. Miraros. Reír. No salir con ninguna compra, pero con risas de la tienda. Darte cuenta de lo importante, puede ser que no encuentre nunca el zapato, pero nadie me sacará las risas.

    Giara. redsonia8arrobahotmail.com

    ResponderEliminar
  33. Yo gasto un 41- 42 desde que tengo los 13 años y recuerdo en mi más moza juventud que se me metieron entre ceja y cejas unas botas (tipo Spice Girls). Me recorrí como 15 tiendas y en las que no había talla, no me cerraba de la pantorrilla, en las que no me cabía el pie... horrible. Ya en el último sitio (la tienda de una familiar de mi tía) me probé unas botas negras preciosas, con un taconazo anchísimo, imaginarse como me puse cuando me cerraron de la pantorrilla y cuando mi pie cabía... Lloré, chillé, salté... un espectáculo. Esas botas fueron la felicidad para mi, ya las retiré de tanto usarlas, estaban hechas un asqueteeee
    Recuerdo que quise llevarme varias iguales pero no se pudo :(

    ResponderEliminar
  34. Tengo un pie normal, un 39 pero no suelo usar tacones pq tengo un empeine muy grande, tan solo unos clarks negros de tacón tipo merceditas con aire muy retro que me encantan y con los que voy muy cómoda, luche mucho por ello pq una señora quiso robarmelos en la tienda ya que eran los últimos, lo peor es que ya los había pagado y no quería darmelos.
    Mi nombre es raquel y mi correo reinamidala10@hotmail.com

    ResponderEliminar
  35. pues yo al revés! me visto y luego escojo los zapatos que creo que van con lo que me he puesto aajjaja

    Firmado: una 37

    Un saludo y no te pierdas Qué vas a comprar en rebajas... o no en casa de La Tonta.
    muak

    ResponderEliminar
  36. Bueno pues aquí mi historia, que no es por tener un pie grande si no dos problemas para encontrar zapatos. El primero es que tengo un 37,5 eso quiere decir que algunos números 37 me están chicos y algunos 38 grandes. Y el segundo que tengo mucho empeine. Cada vez que voy a comprar algunos zapatos además de pedir los dos números aveces digo ¿perdona me puedes sacar otro número 38? Y entonces te miran con cara rara como diciendo esta chica tiene alceimer, con todos mis respetos y te dicen, "pero si ya te los he dado" y entonces tienes que empezar con toda la retahíla de explicaciones, igual el otro viene más ancho, más largo, más corto,etc. Raquel (raquelrodri8@hotmail.com)

    ResponderEliminar
  37. Yo ahora tengo una talla normal, una 40, pero mi pie tiene el mismo tamaño desde que tengo 12 años, así que, mientras mis compañeras del cole llevaban sandalias monísimas o zapatos con florecitas y lacitos, yo tenía que llevar nauticos, zapatillas estilo converse y cosas así, porque no había zapatos de niña de mi talla, y mi madre consideraba que los de mujer no eran adecuados para mi (y claro, ella subvencionaba las compras). Mi correo es suevia(arroba)gmail.com

    ResponderEliminar
  38. yo uso un 40 y no suelo tener problemas, pero mi madre tiene el pie pequeñito y le cuesta mucho encontrar zapatos que le convenzan

    ResponderEliminar
  39. Soy talla mini. Uso calzado 35, lo que es una pesadilla. En casi (todas) las tiendas siempre llevan un sólo par en talla 35 o cuanto mucho dos pares, por lo que casi es una casualidad poder comprar el modelo que me guste. En muchas ocasiones he recurrido al departamento infaltil de Zara, no me queda de otra ... :(

    ResponderEliminar
  40. En mi entrada anterior olvidé colocar mi correo bordon72(arroba)Gmail.com

    ResponderEliminar
  41. Ahora tengo una 36 (la 35 de antes), pero cuando me casé, gastaba una 34. Me fue muy difícil encontrar zapatos así de pequeños de boda. Finalmente me dieron la solución, llevé unos de salón que tenía yo, y me los forraron de tela de raso, como el vestido. Todavía los guardo, las dos cosas parecen de juguete, parece mentira que fuera esa mi talla.

    ResponderEliminar
  42. Yo tengo un pie grande uso un 41, en la mayoría de zapatos, pero no es solo eso, mi pie es ancho por la cual cosa no puedo compararme cualquier sandalia en cualquier tienda ya que al final mi pie acaba siendo la suela... Con la cual cosa acabo cada verano convirtiéndome en la detective de zapatos, en plan rastreator de zapatos jajaj, voy en busca de zapatos anchos y bonitos y luego cuando después de estar media vida buscándolos consigo encontrar unos no hay mi talla... casi siempre con la misma respuesta: solo hacemos hasta la 40...
    Hasta que al final se alinean todos los planetas y consigo encontrar uno par que cumplan más o menos con lo que buscaba y ¡DE MI TALLA! En ese momento soy la mujer más feliz del mundo!
    Andrea (sgonzalezandrea@gmail.com)

    ResponderEliminar
  43. q guapa estas Eli con la cinta asi en el pelo
    un besoo
    Te espero en Elles Wonderland

    ResponderEliminar
  44. Yo creo que tengo un número de pie denominado "normal". Calzo un 39. Pero voy a contar mi anécdota porque quiero un par de zapatos Clarks gratis!!!! Fue el día de mi boda, mi vestido blanco, mi velo, mis zapatos de tacón...todo perfecto. Pero cuando acabó la ceremonia mis pies no podían más, mis dedos querían salir de esa jaula (cabe decir que tengo un dedo meñique curioso, muy regordito) Yo no había pensado en el después de y no tenía preparado ningún zapato más pero ni corta ni perezosa me fui a mi casa y me puse las bambas (zapatillas de deporte) y así me tiré toda mi boda, con las bambas puestas y más feliz que una perdiz. Fui la sensación!!!!!! jajajajajja No quedó muy chic pero... ande yo caliente...

    ResponderEliminar
  45. perdón, mi correo!!!!! sonia-b-t(arroba)hotmail.com y no tengo ni twitter ni facebook y por eso no puedo compartir...

    ResponderEliminar
  46. Siempre digo que ese problema no lo tengo. Gasto una 39 (una tallica normal), ahí le ha tocado a mi hermana de talla de ropa estandar tener un 35 y comprarse zapatos de barbie, jejeje. Otra odisea es encontrar botas que me valgan de piernita, pero de eso hablaremos en invierno. Cambiando de tema. ¡Estás preciosa! No sé si es el conjunto, el tocado (o tú misma leñe) pero hoy te veo más estupenda que de costumbre.

    ResponderEliminar
  47. Pues yo los gasto desde hace muchos años , uso la talla 39, 5 , yo tenía un problema de alergia en la piel, zapato q me ponía me salía la alergia, hasta q mi tío (q era pediatra) me dijo q me comprara la marca clarks, me fui pitando a por ellos y aunque son caros son muy buenos y comodisimos , desde entonces ya no me sale la alergia y ya no me atrevo a usar otra marca.

    ResponderEliminar
  48. Mi correo mergrapi@hotmail.es
    Se me había olvidado.

    ResponderEliminar
  49. Mi problema es con las botas altas que llevan cremallera...una vez, una dependienta se empeño en que si me cerraban. Ella toda chula: ponte de pie! Y ras! Tiron de cremallera como si me fuese a hacer la cera en la pantorrilla. Subir, subió...el problema fue bajarla de nuevo porque pillo un trozo de mi media. Que sudores, yo notaba la pantorrilla palpitar ahi dentro de lo apretada que estaba, y ya me veia cortando por lo sano
    marta.sancho@gmail.com

    ResponderEliminar
  50. Hola!! Yo tengo una talla comun, la 39, pero tengo anecdota... Estas navidades me regalaron por reyes unos zapatos marrones con cuña interior, muy monos ellos. Los estrene al finde siguiente, saliendo con mi chico. Llevabamos poco tiempo juntos, asi que lo que me paso fue aun mas traumatico por ser delante de el... Yo iba andando y notaba que uno de los zapatos me quedaba mas holgado, pero no le di importancia, pensaba que era porque aun no me habia acostumbrado a ellos. Bueno... la cosa es que me acabe tropezando y dando de lleno con un charco, me puse los zapatos y el pantalon perdidos, pero no me llegue a caer. Me mori de vergüenza, pero me intente hacer la digna. Cuando me sente para limpiarme, se me ocurrio mirar los zapatos...y me habian dado una talla de cada uno, la 39 y la 40... menudo regalo envenado me trajeron los reyes! jaja, menos mal que luego se pudo solucionar y me cambiaron el zapato traidor por uno de mi talla (pero el tropiezo y la comida de charco no me la quitara ya nadie... jajaja hoy me rio pero en su momento no me hizo nada de gracia....)

    ♥Nick blogger: hueleacoco (si no te salen los blogs que sigo, por favor, dale a F5, mi perfil falla a menudo!!!!!!!!!, es igual que cuando no os aparece la casilla de seguidores en un blog)
    ♥Email: hueleacoco(@)hotmail.com
    ♥Seguidora facebook: ococaeleuh hueleacoco

    Un besito y muchas gracias

    ResponderEliminar
  51. A ver si se publica el comentario a la tercera... mi correo es cristinasr1978(arroba)gmail.com
    Yo suelo usar un 42, a veces me apaño con un 41, pero un 42 es mejor y mi marido usa un 46 y también es difícil porque la mayoría de fabricantes se quedan en el 45. Un día andábamos a la búsqueda de calzado para él y en una tienda de barrio el dependiente (bastante meapilas) se empeñaba en embutirle un 45 (si me pongo yo también entro en un 40) y cuando le dijo que no y que le apretaban mucho me espeta el dependiente "chica, si te pisa te apaña", a lo que yo le contesté indicándole que yo usaba un 42, entonces nos soltó "Vaya! Entonces los dos podéis dormir de pie!" Qué cachondo el tío...
    Yo también me visto por los pies, el otro día me pasó con mis sandalias choninerds (tipo empollón con estampado de leopardo).
    Mi problema con los pies viene desde mi comunión, hace 28 años no era fácil encontrar calzado infantil del 38 pero por suerte encontramos unos de novia casi planos.
    Por cierto Eli, unas fotos preciosas!

    ResponderEliminar
  52. Que maravilla de sandalias elegiste!
    Como me identifico con el tema de los zapatos !!! Y con todo! Yo abarco un abanico de tallas que mejor no hablar de ellas!
    El tema de los zapatos es un tema aparte! yo tambien recorro tiendas y tiendas! soy un 42 y en las pocas que consigo hay veces que son tan pero tan estrechos que quizas al momento los cojo y me quedan y sientan bien y cuando los quiero volver a usar tengo que impregnarlos en alcohol, dejarlos toda la noche con una patata dentro para que sedan o la ultima que hice porque lo lei en Youtube que fue ponerlos en el congelador! Pues os cuento cogi unos botines muy monos talla 42 y me sentaban genial, al quererlos usar por primera vez me dejaban el pie igual que una morcilla y trasteando di con la opcion de meterlos en el congelador! ponerles por dentro papel de periodico y luego meterlos dentro de bolsa de nylon para que no se estropearan. Pues lo hice y los guarde habia que quitarlos a las 48 hs y con el caos del choio, los peques se me paso...a los tres o cuatro dias viendo que hacer de comer abro el congelador quito una bolsa que supuestamente teneia chuletas lo dejo descongelar y cuando la abro, me encuentro con un botin! la cara de mis hijos y las risas de mi marido han quedado para la historia ....os imaginais! ese dia pedimos al chino!
    Ojala tenga suerte ...me vendrian fenomenal!
    un beso!
    te sigo en el blog y en fb como Patricia Demedice
    pdemedice(arroba)hotmail.com
    en twitter como @lunera72
    comparto en Fb y twitteo

    ResponderEliminar
  53. Bueno pues ahí va mi historia. Yo tengo un 35 o 36 dependiendo de como tallen los zapatos. Aparte de tenerme que comprar los zapatos en la sección de niños en algunas tiendas, lo más curioso o vergonzoso como prefiráis me ocurrió un día que iba a comprar unas botas de montaña, porque aquí si te gusta la montaña y eres pequeñita lo tienes crudo. Pues yo me fui todo contenta a cascorro, que para quien no lo sepa es una zona de Madrid donde ponen el rastro y hay muchas tiendas de material de montaña, y me pongo a probar botas del 36 de mujer, una tienda y otra y otra y todas grandes, las botas de montaña de mujer solo se fabrican del 36 al 41. Pues en la ultima tienda ya desesperada le pido al dependiente un modelo, me mira de arriba a abajo y me dice "Son de niño y la planta es distinta y no te van a sujetar bien", me entraron ganas de comérmelo, pero no me di la vuelta y me fui.

    ResponderEliminar
  54. Mi problema con los zapatos es que tengo el pie ancho. Hasta aquí es un problema bastante común si no fuera por que oscilo normalmente entre el 39 y el 40 o porque tengo unas botas del 38 y me caben los zapatos de mi madre del 37 una vez ella los estira. Es algo raro pero claro, el tener el pie ancho no quiere decir tenerlo grande. creo que si no tuviera el pie ancho mi pie sería un número más pequeño. Bueno pues una explicado el extraño mundo de mis pies, voy con una anécdota. Cuando era pequeña siempre me avergonzaba ir a comprar zapatos para mi ya que al tener el pie ancho las sandalias de verano de niña no me venían bien por lo que recorríamos toda la provincia en busca de zapatos y parte de la provincia vecina. Siempre al entrar a las tiendas tenía la sensación de que los dependientes me reconocían y pensaban "ya está aquí la niña del pie ancho" porque cada verano mi madre y yo liábamos un espectáculo allá a donde íbamos.
    masia1716@hotmail.com o masia1716(arroba) hotmail.com (por si no vale alguno)

    PD: Más guapa y te saleeeeess!!!

    ResponderEliminar
  55. Hola Eli y seguidoras/es!
    Me encanta el look de este post y la corona queda muy bien, te da un aire a Pocahontas!
    Yo uso entre un 35 y un 36 de zapato. Normalmente encuentro, pero a veces tengo problemas, porqué tengo el pie ancho y el empeine pronunciado.
    Hace ya años me compre unos zapatos en una tienda de barrio. Siempre pido el número 36, por lo del pie ancho. La dependienta me sacó el pie izquierdo, me lo pruebo, y comodísimo! Le pedí el otro pie, lo saco del escaparate, y también genial! Cosa rara en mi, siempre hay uno que muy bien, y el otro, que bueno... aceptable. No tenemos los pies iguales, ya lo sabemos. Así que feliz me fui para casa. Pasados unos días, después de haberlos usado a diario, descubrí el secreto... Me había llevado un 36 del pie izquierdo y un 35 del pie derecho! Vale que los pies no son iguales... pero las tallas, también son un misterio!!! Durante los años que aguantaron (o que lo hice aguantar), fueron los zapatos más cómodos que tuve.
    Nunca he tenido unos Clarks, a ver si me toca y pueden con la asimetría de mis pies! ;-)
    Mi correo: maria.massana(arroba)hotmail.com

    ResponderEliminar
  56. Uso un 41 largo y a veces hasta me calzo perfectamente un 42. Mi historia ocurrió hace unos años, cuando estuve buscando unas botas (al principio tenía muy claro que tipo de bota quería, pero al recorrer todas las zapaterías que conozco y tras salir con las manos vacías, solo quería unas botas que me entrasen) Pues bien, en la ultima zapatería me probé todos los modelos allí disponibles y tras ver la dependienta que no había forma de que me entrase el pie en ninguna, me suelta que si quiero me puede hacer una orma de mi pie. Luego era tan fácil como ir antes de cada temporada para elegir los modelos que mas me gustasen y hacérmelos a mi medida. Hasta aquí todo perfecto, lo peor fue cuando me comunicó que de las botas me olvidase, que lo único que podían hacerme en ese momento eran sandalias. Mi cara fue todo un poema al imaginarme saliendo de la tienda con unas sandalias en pleno invierno cuando lo que yo quería eran unas botas que abrigasen.

    Mi correo: Nahezrol@icloud.com

    ResponderEliminar
  57. Soy más bien baja, mido 1,60 metros. En mi no es de esperar un pie grande. Pero para mi estatura, lo hay. Trabajo en una farmacia hace dieciséis años. En un barrio pequeño, muy familiar. Casi todos son mayores. Y el farmacéutico termina haciendo de todo. Desde lo que atañe a su profesión, hasta escoger pantys para un vestido,arreglarle el bolso a alguna señora, recargar tarjetas del bus en el cajero, comprar barras de labios "monas" a alguna clienta en la perfumería, maquillar ojos para alguna cena, porque la presbicia es lo que tiene... Lo hago encantada... El tema es que muchos están agradecidos y quieren corresponder. Casi siempre, con chocolate. (Bueno, hay una que me corresponde de vez en cuando con un bocadito de jamón serrano y tomate, y tarta de manzana, a media mañana). En una ocasión, una clienta muy mayor, agradecida por algo que hice con mucho cariño, me quiso corresponder de la misma forma. Con una gran dedicación, me calcetó una especie de patucos para andar descalza por casa, ya que sabía que no uso zapatillas. Me los trajo en una cajita, preciosos, de color azul... Una monada! Pero yo, como mucho, los podré poner en las orejas, ya que deben de ser un número 37. Y lo mío viene a ser un 40. A veces tengo suerte y me sirve un 39. Yo pensé, la señora nunca ha visto mis pies... Me ve bajita e imagina unos pies como los de Cenicienta.... Pero los míos son como los de las hermanastras aquellas que tenía. Sí, aquellas a las que les quedaba medio pie fuera del zapato de cristal... Me encantan los pies grandes...!

    ResponderEliminar
  58. Siempre he tenido un pie grande y eso significa: largo y ancho, parece obvio pero es importante hablar con propiedad ;)
    Lo que viene siendo un 42 en la península ibérica y para todos los públicos, de esos números que sabes con los que puedes aguantar de pie una jornada entera, sujetarte mejor en un transporte publico sin barandillas, o pq no, metafóricamente hablando, no necesitas sentarte cuando te dan una mala noticia (que chispa). El hecho es que una vez, estaba en una zapatería con la máxima ilusión ya que parece había encontrado un buen zapato, que cuando ya sabes que te cabe, es como una primera fase superada, lo siguiente es ensimismarte en lo bien que te queda, y lo siguiente pensar con que modelito ya sabes que te los pondrás, y lo siguiente pensar que es una joya que has encontrado por el precio que tiene....y lo siguiente OMG!!! descubrir que el zapato que llevabas puesto y que habías dejado en una esquinita para probarte tu nueva maravilla ha desaparecido y por mas que miras por toda la tienda a tu alrededor no sabes donde y sobre todo quien lo ha cogido, genial! como puedo ser tan looser?!? Lo siguiente fue hablar con la dependiente quien amablemente me ayudo en la búsqueda y a tranquilizarme en esos momentos de angustia, ¿quien querría llevarse un zapato usado? no lo entendía, pero todo tenia una explicación...cuando volvimos a mirar descubrimos que una niña bien maja, debia pensar que se trataba de un nuevo "barco de juguete" (lo que venia siendo mi zapato, claro) y se lo estaba probando super feliz, a la vez que metia cosas dentro de él. Cuando vi esa escena fue un alivio, y a la vez super gracioso: "Perdona guapa me devuelves MI ZAPATITO?" por suerte volví doblemente calzada y feliz con mi nueva adquisición, toda una experiencia :)
    Email: maria_fg(arroba)hotmail.com

    ResponderEliminar
  59. Yo tengo una 38, pero a veces uso la 37 e incluso la 36 dependiendo de marcas. Una vez, me empeñé en comprarme un tipo de sandalia cangreguera dorada muy bonita que por esperar a las rebajas, ya no quedaban en la tienda donde las había visto. Una compañera me dijo que las había parecidas en Zara, pero en Zara KIds. Así que allí me fui yo, las busqué en la tienda y cuando me doy cuenta que justo el 38 no quedaba y ya me iba a ir... me fijo en que hay una " niña-cigüeña" (tendría 11 años pero debía medir 1,70 la jodía) y que también se está probando las sandalias doradas que yo quería.
    En ese momento, tuve la intuición de que el número que se probaba era el que yo necesitaba, así que no hacía más que mirarla descaradamente a ver si las dejaba o se las llevaba... y como no hay mejor estrategia para conseguir algo que aparentar que no te interesa, me puse a coger otras sandalias que había por allí y a probármelas.
    De repente, la niña le dice a su madre algo así como que no le convencían y las dejó en la balda. Ahí me véis a mí, lanzándome a por ellas y efectivamente: eran el 38.
    Me senté en el suelo, dejé mi bolso y mis trastos y me quité el calzado que yo llevaba y me las probé. Me quedaban bien aunque como mis pies son regordetes, casi no me llegaba la tira para abrocharme, pero ya me daba igual, así que me las llevé para cada más contenta que unas castañuelas.

    La verdad, es que parecía un buitre leonado tirándome sobre mi presa, jaja...

    Mi mail: m.ansola@euskalnet.net

    ResponderEliminar
  60. Buenas noches,
    Yo soy una chica bastante alta, bastante rellenita y con una talla de zapato desesperante...
    Uso una talla 42 que según la marca y modelo se convierte en una 41 - 41,5 si tengo suerte. Mi anécdota con unos zapatos ocurrió hace unos dos años, en la temporada de invierno, cuando se pusieron de moda las comodísimas botas de cuña de goma... Entré en una tienda y tuve la suerte de que aunque sólo trabajaban hasta a talla 41, daban bastante talla y me valían. Salí de la tienda super contenta y la usé durante varios meses sin mayor problema. Sin embargo, supongo que por mi altura y peso, así como que las usaba día sí día también hicieron que la goma fuera cediendo y llegó un punto en que parecía llevar botas con muelle más que con cuña. Quiero pensar que no se notaba, pero parecía que estaba en una atracción de feria... Al final, tuve que desistir y tirarlas sin poder terminar la temporada de invierno con ellas.
    Mi e-mail: bea_91_sanse(arroba)hotmail.com

    ResponderEliminar
  61. Tengo un 43 y estoy cansaaaaaaada de buscar zapatos por todos los centros comerciales, una vez yendo de compras con mi madre, me "obligó " a probarme unas sandalias de cuña alta del Zara que segun ella eran grandes. El pié me medio -entro...y para sacarlo??? Casi me las tengo que llevar puestas y a la fuerza!
    😂 😂 😂 😂
    Mi correo
    Aniuskka2006@hotmail.com

    ResponderEliminar
  62. Estibalizamor@yahoo.es
    Mi búsqueda de calzado siempre suele ser una odisea. ..tengo el pie ancho y para colmo mucho puente..asi que me suele coatar bastante encontrar algo que me siente bien, sea cómodo y me guste. Hace unos años para la comunion de mi prima estuve buscando calzado durante casi dos meses, tenia que ser azul para que me combinara y no lograba encontrar nada,tras recorrerme tooodas las zapaterías de la zona y parte de las de la periferia me di por vencida y decidí cambiar de look.Una semana antes de la comunion me fui de vacaciones y de repente mirando un escaparate ... ahí estaban mis zapatitos azules!!! Me quedaban como guantes y encima estaban rebajados!El día de la comunión iba monisima y encantada con ellos, hasta que en el primer baile...se me rompio el tacón y me quedé con cara tonta! No todo podía ser perfecto. Acabe bailando descalza y riéndome a carcajadas después de la aventura zapatil. ����

    ResponderEliminar
  63. Yo soy alta y rechoncheta. Las chaquetas en invierno me quedan cortas de mangas siempre, y cuando digo siempre es SIEMPRE. No tuve mas remedio que hacerme muy fan de los guantes de piel largos. Los vestidos siempre me los tengo que poner y quitar por la cabeza. Jamas podré hacer caer mi vestido al suelo en plan sexy en una noche de lujuria porque mis caderas lo impiden. Encontrar mi talla en las tiendas mas comunes se me hace cada vez mas difícil. Lo que por otra parte es una suerte porque asi no voy igual que todo el mundo vestida. Y mis pies, ahí si que mis padres se lucieron. Pensaron que como ya tenia suficientes curvas, me iban a dotar de unos estilizados y largos pies. Tan estilizados que son tan finos que no me puedo comprar una sandalia que me vaya bien. Todas, todas, todas van al zapatero a que me las encoja de ancho. Díos mio, por qué me has dado unos pies tan delgaditos y un cuerpo tan rechonchito si tenia que ser al revés para facilitarme la vida? Por qué?!!!!
    Cuenta: cristi.salinas(arroba)hotmail.com
    Cristina Salinas

    ResponderEliminar
  64. Me has convencido, probaré unos Clarks, que no he probado ninguno ;)
    Yo tengo un número standard, entre el 38-39, dependiendo del modelo de zapato, ya que tengo el pie ancho, como toda yo jejeje, también los tengo delicadetes, así que huyo de tacones, y voy a lo práctico, zapato plano, o con cuña o plataforma no muy alta

    Como anécdota "zapatil", una mañana de esas que no me suena el despertador, y salgo de casa con los ojos pegados y vistiéndome con lo primero que pillo para ir a trabajar. Llega la hora de comer, y miro para abajo mis piernas cruzadas y me digo ¿cómo me he puesto las botas negras con este pantalón verde?, siempre uso las marrones, aaaahhhh, en el otro pie si tenía las marrones jajaja, iba con una bota diferente, jajaja, eran parecidas porque eran planas, pero una con la puntera cuadrada y la otra redonda jajaja, a mi compañera de trabajo le dio una ataque de risa jajaja, y lo bueno que nadie se dio cuenta, o no me dijeron nada...

    Besitos y suerte!
    Salut
    trioenblog@gmail.com

    ResponderEliminar
  65. Buenas tardes!! Mi problema con los zapatos no es de talla peq ni grande ni especial, uso un 39-39,5 (según modelo); mi problemas con los zapatos son mis pies 😔 Desde hace años es desesperante tener que buscar zapatos, porque vas a la tienda, te los pruebas y los sientes cómodos, pero te das cuenta, cuando te los pones para salir a la calle y tienes que andar un poco, que ya no son como creías 😒 y te ves regalando zapatos nuevos a todo el mundo y no mola, nada.

    Recuerdo un día en abril del 2007, fuí en busca de zapaterías y pasé por una que no sabía ni que existía, pues está en un lugar por el cuál no suelo pasar normalmente; vi en el escaparate unas sandalias (ya no me importaba el precio, solo quería poder andar sin dolor), me las probé y fue como subir a una ☁️ (Nube) y además estaban con descuento, el día me salió redondo😊. Las Sandalias eran de la marca Clarks (un modelo que ya no hacen).

    Ahora, aunque sigo teniendo problemas con el dolor de pies y encontrar zapatos, se que puedo confiar en alguno de los modelos de Clarks 😉
    mi e-mail: msf010912(arroba)gmail.com


    Un Saludo a tod@s

    ResponderEliminar
  66. Buenas tardes, hará varios meses me compre unos zapatos de Primark que eran bonitos, cómodos y asequible. Bueno pues me fui con mis tios y mis primos de compras y me puse los zapatos, tan contenta que iba yo con mis zapatitos de cuña nuevos monisisimos que iba caminando y se me doblo el pie y como no se rompió ni nada el zapatp pero claro eso me paso tres veces y a la tercera va la vencida y plof, me cai al suelo doblándome el pie y me hice un esgince que me duro un mes o mas, no me acuerdo bien. Ahora lo recuerdo y me hace gracia pero en ese momento me dio una rabia increíble jajaj por cierto que se me olvido decirlo, tengo un 41 de pie. Un besito ♥ y mi email es malenacb2o@hotmail.com

    ResponderEliminar
  67. Hola, mi anécdota no es mia es de una vecina de toda la vida. Mi madre y yo nos compramos unos zapatos iguales en un mercado. Cuando llegamos a casa nos venian pequeñas y decidimos dárselas a alguien que les vinieran bien. Yo pense en minvecina y le pregunte que qué talla usaba, ya que yo uso una 38, y ella me dijo que las zapatillas le vendrian bien. Mi madre hizo lo mismo y también se las dió a ella. Pero mi madre gasta una talla 35. Cuando nos lo dijimos pensamos que cómo podia ser. Se lo preguntamos y nos dijo que cuando son grandes se pone algodón en la punta y si son pequeños acurruca los pies. Nos quedamos de piedra. Mi email kgallego2@gmail.com

    ResponderEliminar
  68. Hola, tengo una talla 37, normalita, solo que tengo unos pies delicados, el zapato debe cumplir con ciertas caracteristicas, suave, buena amortiguación, que no se plano, y de un tacon no mas de 4 cm, no es facil conseguirlo con todas estas caracteristicas. Hace algún tiempo me compre unas sandalias en los chinos y me dejaron descalza en la calle, alguien me comento que cuando duelen los pies todo el cuerpo se resiente, me recomendaron Clarks, a partir de alli tengo resuelto mi problema, tal vez en algun momento alguien te diga, con el precio de un Clarks me compro muchos zapatos en otra parte, pero no tendras la garantia de comodidad y duración. Recomiendo ampliamente esta marca que combina la Belleza y Calidad. Mi email es maribety9@gmail.com

    ResponderEliminar
  69. Hola, mi historia ocurrio hace tiempo pero la recordare para los restos.Yo uso un 42 de pie... bueno lo uso ahora porque hace 20 años era casi imposible encontrar un 42 sin dejarte un pastizal. Por aquel entonces me calzaba como podia los 41 que encontraba. Era verano, mi sobrepeso, mi talla grande ,que ya me vestia como podia y para colmo no encontraba sandalias, zapato o similar que me sirviese para pasarlo.. En mi desesperacion decidi comparame unas sandalias de hombre.. Si si como suena un 42 de hombre!!! Cuando me convenci que no se notaba, que nadie se daria cuenta que eran de hombre ya que eran bastante normales color camel planitas etc...trague mis complejos neuras y demas y sali a la calle con ellas... Todo genial hasta que llego la tipica pava que solto; Uy!!! esos zapatos son como los de mi novio Marcos!!! Tierra tragame repito tierra tragame!!! Con 19 años y en un parque lleno de gente de repente tenia unos 50 pares de ojos mirandome los pies!!!!

    Pues ahi esta mi historia a dia de hoy aun no se si reirme o llorar... ni porque la tierra no me trago!!!

    cgraciamateuarrobagmail.com

    ResponderEliminar
  70. Hola!!
    Me llamo María...uso un 41 y tengo la piel suuuuuper sensible. Además tengo espolones en los dos pies y fascitis plantar!!! lo que se dice un completito.
    He tenido montones de pares de zapatos que en la zapatería parecían de lo más cómodos y que en realidad no han pasado de un sólo uso, heridas, roces, dolor,...cada vez que llegaba el verano mis pies parecían la momia de tutankamon llenos de tiritas, esparadrapo, geles especiales y todo tipo de inventos.
    El calzado de Clarks me parece ideal porque aúna estilo y comodidad que es lo que buscamos muchas personas con este tipo de inconvenientes pieciles. Estoy dispuesta a pagar más e ir cómoda. En calzado no me importa gastar dinero porque prefiero un buen par de zapatos que tener el armario lleno de baratijas que no he usado más que una vez.
    mi email es maridaserrano@yahoo.com

    ResponderEliminar
  71. Yo no tengo un número muy especial, un 39 suele irme bien salvo que sea muy estrechito, donde necesito uno más o si va amplio uno menos, ya sabes... eso de que lo único que se mantiene es la talla de los guantes de fregar! La cuestión es que de pequeña tuve que llevar zapato ortopédico ya que tenía mucho puente y pisaba torcido, fué un horror para alguien que es tan "coqueta" como yo y que no soportaba aquellos zapatos toscos y brutos, duros a rabiar de hace ya casi 30 años. Cuando por fín pude abandonar el calzado ortopédico, mi sueño era poder llevar unas BAILARINAS, tenía unas ganas tremendas pq me parecía lo más femenino, coqueto y bonito del mundo, así que mi tía me acompañó a comprar mis primeras bailarinas, iba ilusionadísima, llena de ganas y de emoción, mi tía no escatimó, me regaló las más bonitas, las mejores que había en la tienda y las que más me gustaron, así que salí ya de allí con ellas puestas.... ¡feliz! Duro poco... después de años con zapato duro, ortopédico, cerrado y el pie muy sujeto... era incapaz de caminar con un zapato tan suelto, blandito y abierto... ¡no sabía! Me pasé tiempo y tiempo mirándolas, pero cada vez que intentaba caminar con ellas, se me salían de los pies, las perdía, me caía... ¡un desastre! Aunque intentamos ponerle una gomita, no fué un éxito y tuve que volver a zapatos algo más cerrados... Años después, las bailarinas, siguen siendo mi cruz, para sentirme cómoda con mi pié mantequilla, necesito zapato donde el pie se sienta sujeto y cómodo a la par pero oye... ¡si es bonito mejor que mejor! Y lo cierto es que Clarks... es una gozada!!! De hecho, es la unica firma que mi madre ha podido calzarse hasta que se ha operado de los pies, pasamos dos años cambiando dos pares de zapatos de su firma pq eran los únicos que sus pies soportaban sin dolores horribles y ahora... en cuanto sus pies se lo permitan y pasemos la segunda operación (Septiembre) pienso regalarle los zapatos de clarcks mas femeninos y bonitos que le gusten!! Mi mail es topglamour [@] gmail.com Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  72. Hola! Yo tengo un número muy normal (38) y salvo el problema de que en rebajas casi siempre me cuesta encontrarlo porque se agotan pronto y que mis pies son delicaditos, no tengo más problemas.
    Me acuerdo de una vez siendo jovencita, que iba buscando unas botas altas, con algo de plataforma y tacón anchote, como se llevaban entonces, y que no tuviera la parte de la pantorrilla enana, ya que habían muchas que no me cerraban. Iba con mi madre y entramos a una zapatería donde solíamos comprar. Vimos unas que encajaban con lo que quería, y me las probé cruzando los dedos... Me valían, justitas, pero me valían ¡bien! El problema vino al bajar la cremallera, pillé un trocito de la bota por dentro y aquello no iba ni para arriba ni para abajo. Hubo que cortar el trocito para poder quitar la bota y yo estaba roja de vergüenza, porque además el dependiente era guapete y yo estaba en una edad muy tonta.
    Esas botas me duraron mucho tiempo, así que tuvo final feliz.
    Mi correo es carolepetci09 (arroba)gmail (punto)com
    Un millón de gracias por el sorteo y por el blog

    ResponderEliminar
  73. Muchisimas gracias!!! me ha llegado tu mail!
    Aun no me lo creo! Gracias! Gracias! y mas Gracias!!!!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu visita! ¡Estaré encantada de leer tu opinión!

Blogging tips